Calle Rosario, 59

02003 Albacete

+34 967 21 05 49

Movil: 683 62 02 09

Lunes - Viernes

9:30 - 13:30 / 17:30 - 20:30 Sábados: 10:00 - 13:00
Tardes Martes y Jueves Cerrado

CAMBIOS CONDUCTUALES EN PERSONAS CON DEMENCIA ( PARTE 1)

La demencia cambia la forma en que las personas se comportan, piensan o actúan. Esto puede ser angustioso y perturbador para la familia y los/as cuidadores.
“Cualquier comportamiento que angustie o moleste tanto a la persona que cuidas como a ti misma es estresante” Los cambios conductuales pueden tener múltiples orígenes y pueden afectar a la relación que tenemos con la persona que cuidamos. Puedes incluso sentir que no eres capaz de afrontar la
situación. Repasemos algunos de esos cambios conductuales y cómo afrontarlos:

PÉRDIDA DE MEMORIA. Al principio pueden olvidar eventos recientes como pérdida de llaves, su cartera, números de teléfono, fechas importantes y citas. Muchos recuerdos del pasado siguen intactos. Es muy importante entender que la
persona con demencia no es culpable de sus errores u omisiones, y que la pérdida de memoria es parte de su enfermedad.
Podemos utilizar ayudas como una nota, un pastillero, un recordatorio, alarma, etc.
Si es posible tenemos que involucrar a la persona para encontrar la mejor manera de poderla
ayudar. Crear un documento de ayuda a la memoria (una lista de alimentos, de medicinas, agenda
para citas, etc.)

Hacer un calendario semanal con las tareas necesarias: comidas, momentos de aseo y ducha,
compras, visitas de familiares o amigos cercanos, etc.
Poner estos instrumentos en lugares bien visibles y familiares para ella, con el fin que los tenga a
mano y recuerde consultar estas citas o agenda (frigorífico, entrada, mesita o
cómoda del dormitorio…) Llamar diariamente para supervisar el día.
Adaptarse a que todos tenemos días buenos y malos, las personas mayores se ven más afectadas.
Si una actuación no funciona, prueba otra.

Hacer un calendario semanal con las tareas necesarias: comidas, momentos de aseo y ducha, compras, visitas de familiares o amigos cercanos, etc.
Poner estos instrumentos en lugares bien visibles y familiares para ella, con el fin que los tenga a mano y recuerde consultar estas citas o agenda (frigorífico, entrada, mesita o cómoda del dormitorio…)
Llamar diariamente para supervisar el día.
Adaptarse a que todos tenemos días buenos y malos, las personas mayores se ven más afectadas.
Si una actuación no funciona, prueba otra.

Dar tiempo y probar más tarde, si puede ser con humor. Si se prevé que vaya a haber una situación peligrosa, empezar con tiempo suficiente; cuanta más prisa, más tensión y agobio transmitiremos a la persona.
Se puede pedir ayuda y consejo a una persona de nuestro alrededor (vecino, amigo íntimo) o en internet y asociaciones especializadas (Afa, Parkinson, Esclerosis) o a ASISHOGAR.


DEPRESIÓN, ANSIEDAD y APATÍA. La demencia puede afectar al humor de la persona y a su interés por las actividades diarias y los eventos sociales y familiares. Se debe a cambios cerebrales por la enfermedad, pero también a las reacciones emocionales por lo que sucede alrededor. Tristeza,
preocupación, miedo, frustración, llanto, retraimiento, reacciones lentas, agitación, inquietud, son algunos de los síntomas.
Necesitan una dosis extra de apoyo y amor, creando un entorno agradable y cómodo.
Identificar causas de sus cambios para evitarlos o reducirlos.

Pueden ser causa también de parte de una enfermedad o una reacción a ella.
Hablarle calmado y seguro con frases como “Tengo una idea que te puede hacer sentir mejor” 
Acercarse a la persona y solidarizarse con su sentimiento.
Hacer alguna actividad juntos, dedicar tiempo; eso es impagable.
Entender nuevamente que sus reacciones son consecuencia de su enfermedad.
Sonreír mucho, con sinceridad, encontrar momentos para ello, recordando con esas fotos familiares.
Pedirle que nos ayude en alguna reparación o arreglo menor en casa. Se sentirá útil.
Retomar aficiones olvidadas, o que hable sobre ellas. Pasear, ir al parque, biblioteca, cine, etc.
Leerle el periódico, una novela, cocinar un plato favorito.

DIFICULTAD para CONCILIAR EL SUEÑO. Problemas para conciliar el sueño, despertares de  madrugada o demasiado pronto, afecta también, y mucho a la persona que cuida.
Intenta hacerla sentirse cómoda/o. Dar un paseo adicional, no tomar café ni muchos líquidos dos horas antes de dormir, poner música relajante como ayuda.
Crear una rutina para dormir (reducir intensidad de las luces, lavarse los dientes, ponerse pijama, que duerma con un objeto muy querido por ella, leerle algo antes de dormir, etc.), limitar la siesta a no más de 30 minutos, desarrollar actividades durante el día.
Averigua cuáles son las circunstancias en las que aumenta la dificultad para dormir y cambiarlas o tratarlas.
Hay que ser conscientes que hay días buenos y malos. Tener dificultades para dormir es parte de la enfermedad.
Reacciona lo más positivamente posible, ya que tu reacción es muy tomada en cuenta.
Mantenemos la calma y recordamos que afuera es de noche y es tiempo de dormir
Pide ayuda, Es difícil cuidar cuando no se descansa bien.


MANTENER UNA BUENA SALUD Y DISFRUTAR DE LOS PEQUEÑOS PLACERES ES LO QUE LLEVA A MUCHAS PERSONAS A
TENER UNA VIDA LONGEVA

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad